Regulaciones en España

El mercado del juego español es dual estando repartido entre el Estado por un lado, a través de la ONLAE que gestiona las apuestas y loterias a nivel estatal (quiniela, lotería nacional, quiniela hípica y otras), y por otro lado bajo la competencia de las Comunidades Autónomas competentes en cuanto a casinos, bingos y máquinas recreativas por poner unos ejemplos. Tanto unos como otros, dado su carácter de entidades públicas, no tienen excesivo apego a subir los impuestos directos prefiriendo incrementar sus ingresos a través de otros conceptos como las tasas por el juego. Por eso no es raro que se muestren muy partidarios de regular, sino incentivar, algo que ya es realidad como el juego y las apuestas on-line.

Las comunidades de Madrid y País Vasco ya tienen a punto sus regulaciones sobre el juego remoto, las casas de apuestas físicas e incluso las máquinas dedicadas a estas cuestiones. Es evidente que, además, poco a poco este sector se está convirtiendo en tema para la Unión Europea en su conjunto que no puede estar apartada de algo que trasciende claramente las fronteras nacionales y siguiendo la estela del pionero gobierno británico que ya lo está vislumbrando.

Queda menos para ver máquinas de juego on-line junto a tragaperras en los bares incluidas las de apuestas en vivo, cambian los gustos y cambian los medios. Así de simple.