Una vuelta por el hipódromo

Quien no haya visitado nunca un hipódromo, no debería perder la oportunidad de hacerlo en estas fechas de primavera. Es sin duda la mejor época para presenciar las carreras en el mejor momento de forma de los caballos, y el tiempo templado anima a sentarse para disfrutar del espectáculo aunque sea bajo el sol del mediodía.

Encontramos buenos hipódromos en Madrid, el de La Zarzuela, San Sebastián  el de Lasarte, en Gijón el de Las Mestas, en Málaga (Mijas) el de Costa del Sol, en Sevilla el de Andalucía, y otros con menos  capacidad de público como el Son Pardo en Palma de Mallorca, Ourense, Vilaseca en Tarragona, Pineda, etc. Así que prácticamente en todo el territorio español tenemos relativamente cerca un hipódromo y ¿porqué no? Probar también nuestra suerte y acierto eligiendo un caballo favorito.

Si miramos el de San Sebastián, por ejemplo, encontramos que disponen de 3 bares, zonas recreativas para los niños, donde pueden conocer de cerca a los animales, ponnys en este caso. El recinto tiene una capacidad para 10.000 personas y 400 plazas de aparcamiento.

En todos los hipódromos las apuestas suelen ser a ganador, segundo y tercero.

A ganador, si el caballo elegido queda primero en la carrera, se cobra la apuesta. A segundo, si el caballo queda en esta posición o primero, dos posibilidades de ganar, aunque el premio lógicamente será inferior al de Ganador. A Tercero, cuando el caballo que apostamos queda tercero o mejor situado, con tres posibilidades de cobrar. Luego existen otras modalidades de apuestas: combinadas (Exacta, Imperfecta, Trifecta), y múltiples (Doble, Triplo, Cuaterna, Triple con canje, enganche y place y Cadena).

 Para apostar: se indica la cantidad a apostar, el tipo de apuesta y el número de los caballos elegidos (si no se indica la cantidad, se supone la cantidad mínima prefijada y el operador así lo tendrá en cuenta).

Cómo se calculan los premios: Por cada apuesta en el hipódromo que se haya acertado, se debe dividir por el valor base de esa apuesta (que sería de 1 € en los tres casos primeros por ejemplo) y multiplicarlo por el dividendo de la apuesta. Si apostamos 10 € a ganador y su dividendo es de 15, ganaremos un premio de 150 €. Calcular las múltiples y las combinadas se realiza del mismo modo, así que con un poco de práctica se domina. Se suele disponer de folletos explicativos en todos los hipódromos, así que no hay que preocuparse por parecer un principiante. ¡A divertirse!

 

Toni Ferrando.