Diccionario de apuestas deportivas

Quien empiece a dar sus pasos en las apuestas deportivas, así como aquel que lleva ya un tiempo en este mundo, deben recordar de vez en cuando una serie de conceptos que les acercan a entender mejor el funcionamiento de ese sector. Éste está en continua renovación, así que refrescar estas ideas siempre es un acierto.

El primer nivel para realizar pronósticos deportivos es diferenciar entre una apuesta simple, aquella en la que se juega un único pronóstico, y la combinada; que es una opción en la que se combinan de forma simultánea dos o más pronósticos, de manera que para obtener el cien por cien del acierto es necesario acertar en todas las opciones jugadas. Si una falla, entonces la apuesta será perdedora. Otro concepto fundamental es el referido a las apuestas en ‘live’. Son aquellas que se realizan durante el desarrollo del evento deportivo. Hay que diferenciarlas de los pronósticos hechos antes del inicio del mismo. Con un par de experiencias se puede comprobar que las cuotas pueden variar significativamente cuando el juego está en marcha.

En este diccionario de apuestas deportivas es importante conocer una serie de ideas como los hándicaps. Son condiciones que se establecen de forma previa para condicionar una apuesta. Por ejemplo, en un partido de fútbol, victoria del equipo visitante con hándicap 1-0 significa que se otorga un gol al equipo local, por lo que el visitante deberá ganar por dos tantos de diferencia para que la apuesta sea ganadora. Esta serie de condiciones se pueden aplicar a todo tipo de deportes y a diferentes modelos de apuestas, no únicamente a ganador.

El ‘Empate no válido’ es otra expresión muy habitual en las casas de apuestas. Es una modalidad en la que el usuario apuesta por victoria de uno de los dos equipos y, en caso de que finalmente el partido acabe en empate, el jugador no pierde y recibe reingresado la cantidad jugada. En estos casos, las cuotas son más bajas que en la opción convencional. No hay que olvidar que la modalidad de apuestas en directo genera un amplio abanico de conceptos ligados a lo que ocurrirá durante el evento. Es habitual ver apuestas sobre el próximo corner o gol, incluso se permite apostar a quien sacará la próxima falta.

Hay otra serie de palabras técnicas que hacen referencia al propio funcionamiento de las apuestas y que se deben conocer, especialmente para quien se mueva en portales anglófonos. Los ‘picks’ son el pronosticos y las ‘odds’ son las cuotas. A la confianza que se le da a un pronóstico se le llama ‘stake’, mientras que apostar bajo el formato ‘lay’ significa apostar en contra, es decir, a que algo no va a suceder. Su opuesto es el ‘Back’, jugar a que algo ocurrirá. ‘Under’ es una valoración por debajo de una cantidad y ‘Over’, es por encima. Otro anglicismo que se debe tener en cuenta es el ‘Underdog’ y se refiere al equipo o participante que no es favorito y cuya cuota es superior a la de su rival.